Nuestro Maxorata Reserva Especial es un producto muy esperado, ya que solo sale a la venta al público en Navidad. Por supuesto, no es por capricho que sea un queso tan especial. A continuación te lo contamos.

La selección de leches de cabra, clave del Maxorata Reserva Especial

Las “leches de primavera”, de las producciones de febrero y marzo, aproximadamente, son las leches de cabra majorera D.O.P. de mayor calidad nutricional del año, muy ricas en grasa y proteína. Para hacer un Maxorata Reserva Especial, seleccionamos una serie de unos diez lotes de queso de formato grande (de 4 kilogramos) y otros diez de formato de un kilo, elaborados con la leche más fresca, recién ordeñada y con la mejor calidad bacteriológica.

Aceite de oliva y pimentón para madurar

A estas series se les hace una valoración del producto para, a continuación, meterlas en cámaras. A partir de este momento, empezarán el proceso de maduración con aceite de oliva virgen extra de la variedad picual y pimentón de Murcia. En un tratamiento “muy manual” y con muchísimo mimo, se va dando cobertura, una a una, a todas las piezas para impregnarlas de los sabores del aceite y el pimentón. Los quesos se almacenan en la cámara, donde se les va dando vueltas.

Es importante también el cuidado de la forma del producto. Para ello vamos revisando las piezas para descartar que tengan desperfectos.

Solo los mejores llegan a Maxorata Reserva Especial

Ya alrededor de los meses de octubre y noviembre, realizamos una cata sensorial del producto para hacer una valoración. Solo los quesos calificados entre “muy buenos” y “excelente” son los que salen al mercado con esta etiqueta. Es por ello que el queso Maxorata Reserva Especial es, realmente, una edición limitada. Nosotros no sabemos cuántas piezas sacaremos a la venta hasta la cata final.

Una edición limitada

Este año la producción es de unas 500 piezas del formato de 4 kg y unas 800 del de un kilogramo. Obviamente, son lotes pequeños, porque buscamos siempre que el consumidor final reciba un producto de máxima calidad. Las piezas, además, vienen marcadas por la cantidad final y el número de serie, de forma que, si el lote es de 500 quesos, estos se enumerarán como 1/500, 2/500, etc. Así certificamos que tienes en tu mano una pieza exclusiva.

Por lo tanto, estamos hablando de un queso majorero de unos 8 meses de maduración (de 6 a 8 meses como mínimo) cuya producción queda limitada en función de la cata final, que es donde se define la cantidad de quesos que sale al mercado. El diseño del packaging está también muy cuidado, Se trata de unas cajas acorde a la gran calidad de este queso y que mejoran la experiencia del usuario, máxime si lo quieres destinar a un regalo especial. Es por todo esto que nuestro «buque insignia» y producto más exclusivo sale, precisamente, por Navidad.