englishdeutsche
La elaboración del Queso
El queso se elabora partiendo de leche de cabra que se recoge diariamente en las diferentes explotaciones ganaderas. Tras el ordeño automatizado, la leche pasa a unos tanques de frío donde se conserva libre de agresiones bacteriológicas. Posteriormente camiones isotermos se encargan de recogerla y trasladarla al centro de trabajo en Tuineje (Fuerteventura), donde se somete a pasteurización.
Una vez llega a fábrica, la leche se introduce en la cuba donde, tras la adición de los ingredientes específicos para cada modalidad de queso, se procede a su coagulación. La gran masa cuajada se somete a cortes sucesivos, hasta obtener un tamaño de grano entre 5 y 15 mm de diámetro. Posteriormente se extrae el suero sobrante y con la pasta resultante se procede al llenado de los moldes, los recipientes que darán forma y tamaño al queso. A continuación, llega el prensado,
que servirá para acabar de expulsar el suero y compactar la masa.
Tras el desmoldeo, el proceso sigue con el salado y finaliza con el madurado y la conservación en cámaras durante períodos que pueden durar, dependiendo de la variedad, desde unas horas hasta más de 6 meses. Una vez el queso ha llegado al grado de curación óptimo es envasado y etiquetado para su comercialización.